Producción Integrada

Un alto porcentaje de los cerdos sacrificados en PIGOSA proceden de su propia explotación agrícola.

La continua búsqueda de la máxima calidad, hizo que, en el año 2002 se diese un paso en este sentido, adquiriendo madres ibéricas puras para su cruce con machos duroc e ibéricos.

 

Tras una gestación de 115 días (3 meses, 3 semanas y 3 días) nacerán alrededor de 8 lechones que serán alimentados por la propia madre (la primera semana), complementando ésta con piensos de iniciación (a partir del 7º día)


 

Una vez destetados, pasarán a corrales dónde se les cambia la alimentación con piensos más nutritivos buscando su preparación para lo que será a partir de esta fase su vida: la dehesa salmantina.A partir de aquí, irán destinados a una estancia de “aclimatación” en la que intentamos imitar las condiciones naturales que el cerdo va a encontrarse más adelante. Los fríos inviernos y calurosos veranos que caracterizan el clima salmantino, y que hasta ahora no han sufrido, son resueltas en esta zona tratando de acostumbrarlos a superar estas adversidades.

Tras su aclimatación, la mayor parte de ellos (los destinados a cebo extensivo) serán introducidos en cebaderos de engorde progresivo, caracterizados por:

      • Alimentación gradual a través de dosificadores.
      • Sólo se alimentan dos veces al día  (mañana y tarde), con lo cual, y dado su apetito, recorren en cebadero buscando otros alimentos (hierba, raices…)
      • Alimento en la zona ALTA del cebadero, y Agua en la zona BAJA. Con este sistema provocamos su ejercicio, y por tanto, una mejor infiltración de la grasa en su carne.

En esta zona permanecerán hasta adquirir un peso aproximado de 90 kilos. Tras lo cual, pasarán a los denominados cebaderos de REMATE dónde, la alimentación se producirá a través de TOLVAS en las que el animal se alimentará las veces que quiera hasta conseguir su peso final (160 kilos).

Es en este momento cuando se produce su traslado al Matadero respetando las normativas en materia de Bienestar Animal.

Los animales nacidos en otoño seguirán las mismas fases descritas anteriormente hasta su aclimatación. Tras ella, saldrán directamente “a campo” dónde se alimentarán con hierba (en primavera) complementada con pienso (en verano). Con esta alimentación conseguiremos que, cuando caiga la bellota (mes de Septiembre-Octubre) el cochino recorra la finca en busca de este manjar. Solo los mejores animales son seleccionados por PIGOSA para la montanera.